Search

Un competidor siempre quiere depender de sí mismo

La liga parecía perdida, en el momento en el que uno no depende de sí mismo todo se torna oscuro, parece que las posibilidades menguan con cada segundo y la frustración de querer y no poder propicia el fruncir del ceño como muestra de intolerancia y rabia. El FC Odisea ha trabajado toda la temporada para estar en el olimpo, en la élite de esta competición y como muestra de su grandeza no admitía el depender de otros. Un competidor innato acepta la derrota, porque si es inteligente sabe que es uy complicado mantenerse al máximo nivel durante todo el tiempo.


No obstante, una cosa es aceptar la derrota y la otra sumirse en los vaivenes del enemigo, depender de él, estar a su servicio. Pero esas situaciones y esas emociones endurecen la piel y ofrecen una experiencia más que necesaria en estas competiciones. Y de este modo, llegamos a los dos últimos partidos de la liga. El clímax de una historia todavía por acabar se acerca, las conclusiones no se vislumbran aun, pero el orgullo del camino hace que la victoria no este en el marcador, sino en la memoria de un escudo que cada vez suma más adeptos y objetivos.


Hoy por hoy la liga está de la siguiente manera: Les Palmes sigue líder, el FC Odisea le pisa los talones con posibilidad de quedarse la corona de campeón en el caso de que gane estos dos últimos partidos. El tercero en discordia es La Cueva, que un poco rezagado en comparación con los otros dos, puede llegar a posicionarse segundo en el caso de que la siguiente jornada gane al FC Odisea y este pierda su último partido. Todo esto dibuja un enrevesado plan para solucionar en final de liga y por consiguiente, el ascendido de la misma.





2 views0 comments